Bolivia registra bajo crecimiento de nuevas empresas y alto porcentaje de cierre

Pymes

La creación de nuevas empresas en Bolivia registró un porcentaje bajo de 5 por ciento en abril pasado respecto a igual mes de 2015, frente al cierre de firmas que se disparó a 49 por ciento en el primer cuatrimestre de 2016, según datos de la Fundempresa.

El informe de la Fundación para el Registro Empresarial (Fundempresa) muestra además que 2015 fue el año del último quinquenio en que más empresas se cerraron con 5.347 en total.

El presidente de la Cámara Departamental de la Pequeña Industria y Artesanía (Cadepia) de La Paz, Genaro Tórrez, explicó a Xinhua que los datos de la Fundempresa son claros al mostrar que el cierre de empresas, en porcentaje, es más elevado que la creación de nuevas.

El especialista explicó que la situación obedece al pago del doble aguinaldo, rigidez en la normas tributarias y al contrabando que afecta a la pequeña empresa.

La Fundempresa es la instancia que opera el Registro de Comercio de Bolivia, órgano del Estado que otorga personalidad jurídica y calidad de sujetos de derecho a las sociedades comerciales.

Tórrez demandó una investigación sobre la cantidad de productos extranjeros que ingresan al mercado boliviano en perjuicio de la industria nacional, así como medir mejor el pago del segundo aguinaldo cuando se registra un crecimiento económico por encima del 4,6 por ciento.

"El contrabando que ingresa de Argentina, Perú y Brasil está matando al sector de alimentos y otros de la industria nacional, por eso se dan los cierres de empresas", expresó.

El representante de la Cadepia indicó que "los efectos del ingreso indiscriminado de productos extranjeros al mercado nacional se sintieron en una baja en las ventas de su sector".

Muchos prefieren cerrar los emprendimientos y pasar al sector informal al convertirse en comerciante, importador o contrabandista, porque "ser productor representa tener un costo social muy alto, eso es el segundo aguinaldo para nosotros", dijo Tórrez.

De acuerdo con el informe de la Fundenpresa, 2015 fue el año con más elevado números de cierre de empresas desde 2010.

En 2010 se cerraron 597 firmas, en 2011 (1.363), en 2012 (2.034), en 2013 (1.913), en 2014 (2.584) y en 2015 un total de 5.347 empresas.

"Esta cifra preocupa y tiene que servir para que el gobierno estudie las causas del por qué la subida elevada de cierre de empresas unipersonales", dijo el presidente de la Cadepia.

Entre enero y abril de 2015, se cancelaron 1.130 matrículas de comercio, mientras que en igual lapso de 2016 lo hicieron 1.654, lo que representó un aumento de 46 por ciento.

En abril de 2015, cancelaron su Matrícula de Comercio un total de 408 empresas, mientras que en igual mes del presente año lo hicieron 544 firmas, lo que significó una alza de 33 por ciento.

A su vez, el economista y ex funcionario del Banco Central de Bolivia (BCB), Luis Ballivián, declaró a la Xinhua que así como se cierran empresas, también se crean nuevas firmas.

Aclaró, no obstante, que el número de cancelación de registros de comercio es mayor en cifras, ya que la creación de nuevas entidades en 2015 fue "preocupante".

"Antes de 2015, el cierre de empresas era menor respecto a la creación de nuevas, que fue apoyado por la estabilidad económica que generó un ambiente propicio para comenzar nuevas compañías, así sean la mayoría unipersonales, aunque con poca generación de empleos", aseveró.

El economista expuso que un factor para el cierre de nuevos emprendimientos es la "dureza impositiva", lo que a muchas personas les obliga a dejar de lado su negocio y pasar al sector informal.

Según el informe de la Fundempresa, en el período comprendido entre abril de 2015 e igual mes de 2016, el número de empresas inscritas en el Registro de Comercio de Bolivia pasó de 272.249 a 276.926, lo que significó un crecimiento de 5 por ciento.

De este total, los departamentos de La Paz (oeste), Santa Cruz (este) y Cochabamba (centro), en ese orden, lideran la base empresarial vigente con 77 por ciento del total de las unidades productivas asentadas en territorio boliviano.

Las empresas unipersonales representan 80,2 por ciento con 222.083 del total, las sociedades de responsabilidad limitada 18,3 por ciento (50.784) y las sociedades anónimas 1,2 por ciento (3.292).

Estos datos están contemplados en informes de la Fundempresa que detalla el ascenso récord de empresas principalmente unipersonales, cuya Base Empresarial Activa mostró en abril pasado la existencia de 222.083 unipersonales del total que llega a 276.926 unidades.

La creación de nuevas empresas unipersonales representa, no obstante, poca generación de fuentes laborales y empleos de calidad.

El análisis del economista Ballivián señala que el país está aún lejos de constituir una potencia empresarial de grandes dimensiones tanto en inversiones, empleo y desarrollo.

Ello se debe a que la Base Empresarial de Bolivia bajo sistema formal está formada en 80 por ciento por empresas unipersonales.

Los principales factores descritos por el experto son la existencia de una economía informal imperante, excesivo control del Estado a la propia actividad económica, sistemas impositivos altos, constantes trabas a exportaciones y falta de seguridad jurídica a inversiones.

Esta realidad muestra, en consecuencia, la debilidad del mundo empresarial boliviano, porque una base de este tipo no puede descansar en empresas unipersonales, sino que debe necesariamente estar asentada en Sociedades Anónimas o en medianas empresas.

A decir del especialista, cuando un país tiene 70 por ciento de grandes empresas, ahí sí se puede hablar de que tiene un gran desarrollo económico y por tanto generación de empleo de calidad.

Tags: