Quillacollo

Quillacollo

Quillacollo, a sólo 13 km. de la ciudad de Cochabamba, es la segunda comunidad de mayor importancia comercial del Valle de Cochabamba, a pesar de que ha perdido en algo su identidad independiente en los últimos años por el crecimiento de Cochabamba que lo ha absorbido como un suburbio.

Quillacollo es considerada la tierra de la integración nacional por la Festividad de la Virgen de Urkupiña, declarada Patrimonio Cultural de Bolivia, que congrega a miles de devotos y peregrinos.  Esta festividad se convierte en la más importante de la región, y es por ese motivo que atrae a los visitantes nacionales y extranjeros en gran cantidad.

En cuanto a atractivos religiosos el visitante podrá conocer el Templo de San Ildefonso, de estilo neoclásico, declarado Monumento Nacional. Alberga en su altar mayor la imagen de la Virgen en una urna revestida de la pintura pan de oro. Por otro lado, está el Templo de El Paso ubicado en las faldas del Tunari y es una de las más antiguas poblaciones coloniales del valle. También está el Templo de Illataco de aproximadamente 120 años de antigüedad. Es una población antigua con vestigios coloniales. En este circuito se encuentra la fiesta de la Virgen que se celebra entre el 14, 15 y 16 de agosto.

La antigua Hacienda Patiño, la Ex hacienda Hoschsild, la Hacienda de Paucarpata son algunas edificaciones que nos hablan de historia y del pasado progresista de Bolivia, pertenecieron a los Barones del Estaño. Ambos edificios son Patrimonio Histórico Cultural.

Entre los atractivos de la región se pueden identificar al montículo de Paucarpata, a tres kilómetros del centro y que contiene urnas y tumbas funerarias de la época del incario. Según datos arqueológicos, corresponde al formativo y su origen se remonta a los años 1800 a 1500 a.C.

A éste se suma Sierra Mokho, ubicada en un lugar céntrico y donde las autoridades realizan la construcción de un museo para exponer los objetos hallados en las excavaciones. También las rutas turísticas de Quillacollo ofrecen la visita a las Qollqas de Cotapachi, cuyas réplicas emulan a los cerca de 2.500 silos donde los antiguos habitantes de estas zonas almacenaban raciones secas, principalmente maíz. Este sitio arqueológico data del año 1450, durante el reinado del inca Huayna Kapac.

También están las ruinas de Incaraqay, que por las características de su construcción es una “pukara” es decir, una fortaleza construida con fines militares. Estas ruinas, a pesar de pertenecer al municipio de Sipe Sipe, se encuentran en la provincia Quillacollo.

Otro de los destinos turísticos de Quillacollo es San Miguel, ubicado en las faldas del Parque Nacional Tunari, lugar donde se observa una extraordinaria vegetación propia del lugar —que se caracteriza por tener un clima frío—, como la polylepis o más conocida como la quewiña.

Chocaya, un poblado pintoresco ubicado al norte de Quillacollo, es una de las zonas de producción agrícola más importantes de esta provincia. En épocas pasadas, se encontraba allí la planta hidroeléctrica que beneficiaba a la hacienda de Simón I. Patiño.

Asimismo, Quillacollo, aparte del centro urbano y religioso, ofrece otros grandes atractivos turísticos que forman parte de este circuito, como la laguna de Cotapachi, el Tunari, el balneario de aguas termales de Liriuni y los diferentes destinos que ofrece El Potrero.

Ubicación: 

Oeste, en la provincia de Quillacollo.

Altura: 

2.450 msnm.

Distancia desde la ciudad: 

13 km.

Tiempo de Viaje: 

45 minutos en Minibus

Parada: 

Av. Aroma, Oquendo, Av. Heroínas, Av. Ayacucho, Av. Circunvalación, Av. América

Costo: 

Bus 1.7 Bs. - Minibus 2.20 Bs.

Horario de Salidas: 

Las 24 horas