Cochabamba es vulnerable a terremotos

publicado en: Artículos | 0

A la luz de los últimos movimientos sísmicos en Chile y otras regiones del mundo, es válido preguntarse qué posibilidad existe que un terremoto de esas magnitudes o cercanas pueda presentarse en Bolivia y concretamente en la región de Cochabamba.

El terremoto de mayor magnitud que se ha dado en nuestro país fue en 1994 en las provincias Iturralde de La Paz y Ballivián del Beni, con una intensidad de 8.9 en la escala de Ritcher. Su profundidad marcó 630 kilómetros, con un alcance en casi todo el territorio nacional y en otros países del continente. A pesar de su magnitud sólo hubo rajaduras en paredes; aunque no causó muertos en el país pero sí lo hizo en la sierra del Perú y hubieron heridos en Río Branco, Brasil.

Bolivia es considerado un país con actividad sísmica moderada, siendo la región central (Cochabamba, Sucre y Santa Cruz) la que ha experimentado a lo largo de la historia más movimientos telúricos.

¿Qué hace que un sismo sea más o menos devastador?

Por dar un ejemplo, el terremoto ocurrido en Chile en 2010 tuvo una magnitud de 8.8 y sus consecuencias fueron devastadoras, con un saldo de 525 muertos y 25 desaparecidos, a parte de las cuantiosas pérdidas materiales. Lo que no siempre se sabe es que lo destructivo de un sismo no sólo depende de la intensidad del mismo, sino también de su profundidad. A la profundidad de un movimiento sísmico se le llama hipocentro o foco sísmico y es el punto debajo de la tierra donde se inicia. Existen movimientos telúricos de profundidad superficial, que son los que mayor daño causan si además presentan una intensidad fuerte. También están los de profundidad intermedia y finalmente los de profundidad alta, con una profundidad superior a los 300 kilómetros.

Hipocentros en un sismo
Hipocentros en un sismo

Estos últimos causan menor devastación a pesar de que tengan una intensidad moderada, como fue lo que ocurrió en el terremoto de 1994 en nuestro país; en este caso el hipocentro estuvo a 630 kilómetros, mientras que el hipocentro del terremoto en Chile estuvo a escasos 30 kilómetros, es decir fue superficial, por lo que su nivel de devastación se hizo muy alto. Mientras más profundo es el hipocentro, la llamada onda sísmica se dispersa, se atenúa, es decir, se percibe en diferentes lugares pero con menor intensidad.

Cochabamba vulnerable

Se ha mencionado que según estudios geológicos, dentro del país la región de Cochabamba, es uno de las más vulnerables y propensas a sufrir movimientos telúricos, por las fallas geológicas que presenta en determinados lugares y que podrían registrar sismos y terremotos a largo plazo. Los expertos consideran a las zonas de Aiquile, Mizque y Totora como un triángulo ubicado en una zona sísmica, debido a que se encuentra dentro de una falla geológica. También están en una zona sísmica zonas en Sipe Sipe, Cercado, Sacaba y parte de Villa Tunari, donde hay dos fallas muy preponderantes que marcan de alguna manera el ciclo de sismos que se presentan.

Aún queda en el recuerdo de muchos cochabambinos aquel terremoto del 22 de mayo de 1988, considerado el más destructor de la región, el cual afecto a las poblaciones de Totora, Aiquile y Mizque. Su magnitud: 6.5, resultado en vidas perdidas: cerca de 80 y más de un centenar de heridos reportados en la zona epicentral; gran parte de la zona antigua de la población de Aiquile fue destruida, en gran mayoría casas de adobe. En Totora se presentó hundimientos de techos de teja y barro, voladura de parapetos de las casas de tipo colonial, algunas de ellas quedaron inestables; sólo una casa es destruida. En Mizque se desploman algunos techos pero la torre de la iglesia resulta más afectada; la antigua construcción de la torre con adobes, piedras y barro, reparada más de una vez con rellenos de ladrillo y estuco, se derrumba días después de ocurrido el terremoto.

El Observatorio de San Calixto indica que frecuentemente en el departamento de Cochabamba se presentan sismos de baja intensidad menores a 3,5, los cuales no son percibidos fácilmente por la ciudadanía. El más reciente movimiento telúrico en este año que causó ligera alarma en la región, principalmente en Sipe Sipe, tuvo una duración de escasos segundos, su epicentro principal fue localizado a 25 kilómetros de la provincia de Tapacarí y 30 kilómetros al sudoeste de la ciudad de Cochabamba.

El mismo observatorio considera que en la ciudad de Cochabamba y cercanías existe una falla geológica potencialmente activa, denominada justamente Falla Cochabamba, anteriormente conocida como Falla Tunari, de 31 km de extensión; esta falla, en caso de activarse, podría producir un terremoto de 6.8 de intensidad como máximo.

Falla Cochabamba o Tunari
Falla Cochabamba o Tunari

Esto no hace sino alertarnos y advertir que nuestra Llajta no es inmune a los movimientos sísmicos. Que no debemos vivir atemorizados por lo que pudiera presentarse en un futuro, sino que debemos tomar todas las precauciones, estar informados y preparados para cualquier eventualidad.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

nueve + tres =