Cómo hacer Barbijos caseros

publicado en: Artículos | 0
Cómo hacer barbijos

Barbijos, cubrebocas, tapabocas, mascarillas, nasobucos. En este tutorial te decimos cómo confeccionar tu propia mascarilla de tela con materiales domésticos fáciles de conseguir.

Las recomendaciones sobre el uso de cubrebocas han estado cambiando. Pero los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades ahora recomiendan tanto a las personas sanas como a las enfermas usar mascarillas básicas de tela al salir a lugares públicos debido a que han surgido nuevas preocupaciones de que el coronavirus se esté transmitiendo a través de personas infectadas que no presentan síntomas.

Lo más importante sigue siendo limitar las salidas y lavarse las manos con frecuencia. Los ciudadanos no deben usar cubrebocas de uso médico, los cuales son escasos y deben reservarse para los trabajadores del sector salud que están al frente del combate a la pandemia.

Pero usar una mascarilla puede ayudar a limitar la propagación de gotículas respiratorias, que a su vez propagan el nuevo coronavirus. La organización Sewing and Craft Alliance ha estado actualizando continuamente una lista de centros de atención médica que solicitan donaciones de cubrebocas hechos de tela.

Vas a necesitar:

Herramientas

  • Hilo y aguja (y una máquina de coser, si la tienes)
  • Tijeras
  • Alfileres o broches para mantener la tela en su lugar (los seguros y los sujetapapeles también sirven)

Materiales

  • Un pedazo de tela de algodón de al menos 50 por 50 centímetros, como un trapo para secar trastes o un paño para envolver pan o tortillas
  • 4 tiras de tela de algodón para los lazos del cubrebocas, de unos 45 centímetros de largo y 1,8 centímetros de ancho

O

  • 4 agujetas planas limpias

O

  • Dos tiras elásticas para costura de 6,3 milímetros de ancho y 17 centímetros de largo cada uno

Paso 1: PREPARA TUS MATERIALES

Elige el pedazo de tela de algodón que usarás, mételo a la lavadora para prelavarlo en la configuración que tenga la temperatura más alta y ponlo a secar con aire caliente en la secadora. (Es mejor usar un paño que una playera o sábanas, según el Anesthesia Informatics and Media Lab, de la Universidad de Stanford).

Dobla la tela a la mitad. Mide y corta un rectángulo de 24 por 16 centímetros a fin de crear dos capas que sean exactamente del mismo tamaño. Esta es la base de tu cubrebocas.

Ahora vamos con los lazos de tela.

Corta 4 tiras delgadas de tela, de unos 45 centímetros de largo y 1,8 centímetros de ancho. Dobla ambas orillas de cada tira de tela hacia adentro en sentido longitudinal, de manera que ambas orillas queden encontradas en el centro de la tira, y luego dobla la tira por la mitad en el mismo sentido para que las orillas de las tiras queden ocultas. Haz una costura por el medio en línea recta. Esto evitará que se deshilachen los lazos.

Paso 2: UNE LOS LAZOS

Toma una de las capas rectangulares de tela. Con el “lado correcto” (o la cara exterior de la tela, donde estaría el bordado o estampado) hacia a ti, sujeta con alfileres un extremo de cada uno de los 4 lazos de tela en cada esquina. Asegúrate de que los lazos estén acomodados al centro de la capa de tela (cada uno doblado y anudado para evitar enredos) antes de avanzar al siguiente paso.

También puedes sustituir los lazos de tela con tiras elásticas de costura, pero ten en cuenta que estas se dañan con el uso de blanqueadores (lejía, lavandina, cloro), por lo que no es tan fácil el lavado, y que quienes son alérgicos al látex no podrían usar los cubrebocas con elástico, además de que hay escasez de este material. Une las tiras elásticas a la primera capa de tela sujetando los extremos en las esquinas, de manera que se forme un arco de elástico a cada lado. Asegúrate de que las tiras elásticas queden dentro del perímetro de la tela.

Paso 3: ENSAMBLA TODO

Toma la segunda capa de tela y procede a alinearla con la primera. Los “lados correctos” (o las caras con bordado o estampado) deben estar uno frente al otro, y los lazos de tela o elásticos deben quedar en medio de ambas capas como el relleno de un sándwich. Sujeta las dos capas de tela con alfileres.

Paso 4: EMPIEZA LA COSTURA

Mide a ojo un punto medio. Desde el centro, cose en línea recta a lo largo del cubrebocas hacia la esquina inferior izquierda, a unos 6,3 milímetros del borde inferior de la tela. Ve quitando los alfileres conforme los rebases con la costura.

Asegúrate de que los elásticos o los lazos de tela estén fijos en las esquinas, entre las dos capas de tela, mientras coses las puntas. También cerciórate de que la aguja atraviese las tres piezas de tela: la capa superior, el extremo del lazo y la capa inferior. Da otro par de puntadas hacia delante y hacia atrás (en ambas direcciones) para que los lazos queden bien sujetos en su lugar.

Paso 5: CÓSELO TODO

Cose todo el perímetro de las capas de tela y no olvides las puntadas hacia delante y hacia atrás en cada esquina para asegurar todos los extremos de los elásticos o lazos de tela.

Sigue cosiendo, pero detente a unos 3,8 centímetros de distancia del punto de partida para dejar un espacio.

Paso 6: VOLTÉALO HACIA AFUERA

Voltea tu proyecto por el espacio de 3,8 centímetros que dejaste descosido para que el lado correcto quede hacia afuera. Ahora los lazos de tela o tiras elásticas deben quedar colgando, como patitas.

Paso 7: PLIEGUES, POR FAVOR

Haz tres pliegues escalonados a lo largo del cubrebocas, como si doblaras un abanico de papel. Esto ayuda a que el cubrebocas se acople al rostro del portador. Sujeta cada pliegue con alfileres.

Paso 8: ÚLTIMOS DETALLES

Ya que los pliegues estén sujetos con alfileres, cose alrededor del perímetro del cubrebocas, a 6,3 milímetros del borde. A esto se le llama pespunte. Ten cuidado al coser sobre los pliegues ya que tal vez se sientan muy gruesos.

Haz otro pespunte a unos 6,3 milímetros del primero, hacia el interior. Ahora tu cubrebocas está terminado.

¿Qué sigue? Es importante aprender a usar el cubrebocas correctamente. Muchas personas lo apartan hacia un lado de su rostro, lo que disminuye su efectividad, además de que es muy fácil que el aire entre por los costados.

Adjuntamos la versión descargable de este tutorial en inglés que puede imprimirse.

Por Tracy Ma y Natalie Shutler

Fuente: nytimes.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cuatro + trece =